Cómo salir de la depresión mediante la psicología clínica

Cómo salir de la depresión mediante la psicología clínica


¿Cómo salir de la depresión y superarla? Aunque el principal trastorno del estado de ánimo tiende a ser medicalizado, lo cierto es que el tratamiento más eficiente para la mayor parte de casos de depresión es el psicológico.
En particular las terapias conductuales, focalizadas en la recuperación del nivel de actividad previo a la aparición de los síntomas, cuentan con un apoyo empírico muy sólido y carecen de efectos secundarios comparables a los de la medicación.
Como sucede con la mayor parte de alteraciones psicológicas, existen mitos y estereotipos alrededor del concepto de depresión que limitan la comprensión real de sus síntomas y las posibilidades de manejarlos. Veamos qué es exactamente la depresión antes de revisar las estrategias de tratamiento más habituales para superar este problema.

¿Que és la depresión? Definición y síntomas
El Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM-5) define un episodio depresivo como un problema psicológico caracterizado principalmente por un estado de ánimo bajo que se mantiene a lo largo del tiempo y que interfiere de manera significativa en las tareas cotidianas de la persona y en su bienestar emocional.
Otros síntomas relevantes de muchos casos de depresión son la falta de energía y de motivación en general, la pérdida de placer y de interés por actividades que antes resultaban agradables, la baja autoestima, el aumento o la reducción notables del apetito y/o de las horas de sueño y las dificultades para concentrarse y para tomar decisiones.
En casos muy graves (o en personas con especial predisposición) pueden aparecer síntomas de tipo psicótico, como el desarrollo de creencias delirantes, por lo general asociadas a pensamientos negativos con respecto a uno mismo. Asimismo, la depresión se relaciona con una peor salud física y con el agravamiento de problemas médicos ya existentes.
Si bien muchas personas sufren uno o más episodios depresivos a lo largo de su vida, otras llegan a desarrollar lo que se conoce como “depresión crónica” o “trastorno depresivo persistente”, un concepto que se aplica a los casos en que los síntomas de depresión se prolongan durante dos años o más. También existe el término “distimia” para hacer referencia a un tipo de depresión crónica en que son importantes los síntomas de ansiedad, como la inquietud y los problemas gastrointestinales.
Otro aspecto relevante de los trastornos depresivos es que están estadísticamente asociados al suicidio. Esto quiere decir que un porcentaje muy importante de personas que se quitan la vida -la mitad aproximadamente- sufren depresión o algún otro tipo de alteración del estado de ánimo, como el trastorno bipolar, en el cual se alternan periodos de ánimo muy bajo y otros en que se encuentra patológicamente elevado.
 

cómo salir de la depresión

Cómo superar la depresión? Estrategias de tratamiento
Las depresiones son estados psicológicos complejos con una gran variabilidad entre casos, por lo que el tratamiento puede ser muy distinto para distintas personas o en función del profesional al cargo. No obstante, la investigación en el ámbito de la depresión nos revela algunas de las directrices básicas a la hora de enfocar las terapias para superar la depresión.
–      Consultar a un profesional de la psicología clínica
A modo general podemos afirmar que la psicología clínica es el mejor enfoque de tratamiento para la mayor parte de casos de depresión, si bien en ocasiones puede ser necesario complementar la psicoterapia con la administración de fármacos diseñados para contribuir a la mejora del estado de ánimo.
Sea como sea, técnicamente la depresión es una alteración del nivel de actividad (entre otros factores, si bien éste parece ser el principal a juzgar por la evidencia empírica disponible). Es por esto que un tratamiento farmacológico nunca podrá compararse con el manejo directo de los síntomas emocionales, conductuales y cognitivos, aunque sí puede ser útil facilitar este proceso cuando no resulta posible llevarlo a cabo sin medicamentos.
Además de la recuperación del ritmo de vida previo al desarrollo de los síntomas, otra de las principales estrategias de la psicología clínica para superar una depresión es la modificación de los pensamientos negativos y autoderrotistas típicos de este problema. La terapia cognitiva para la depresión de Beck, el tratamiento más famoso, se basa en este principio y en la modificación de las expectativas negativas con respecto a la propia vida.
–      Practicar actividades agradables
Una de las primeras metas de la mayoría de tratamientos psicológicos para la depresión es retomar las actividades cotidianas que se llevaban a cabo antes de la aparición de los síntomas y que han dejado de realizarse. Ello permite acceder a fuentes de satisfacción que hemos dejado de lado.
De modo similar, empezar a practicar nuevos hobbies y probar actividades que nos puedan parecer interesantes o entretenidas es una buena recomendación para personas deprimidas. Incluso si pueden provocar sentimientos de pereza o de inseguridad, es muy habitual que resulten más agradables de lo esperado antes de realizarlas, puesto que las personas deprimidas tienden a ser pesimistas en sus expectativas.
–      Pasar tiempo con los seres queridos
Estar con las personas a las que queremos y que nos quieren es, evidentemente, una de las mejores formas de mejorar el estado de ánimo, tanto en el contexto de un trastorno depresivo como cuando simplemente estamos tristes o preocupados.
Esto es importante sobre todo para personas que han ido quedándose aisladas socialmente por causa de los síntomas depresivos. La familia, las parejas y los amigos íntimos suelen ser los mejores aliados a la hora de superar cualquier tipo de problema psicológico, mientras que combatirlos en soledad puede llegar a ser muy frustrante.
–      Hacer ejercicio físico
Practicar actividad física y evitar el sedentarismo es beneficioso para superar la depresión por distintos motivos. De modo sintético y general, cuando hacemos deporte u otros tipos de ejercicio nuestro cuerpo se relaja y libera sustancias que tienen efectos positivos en el estado de ánimo. Además favorece una mejor salud física, importante en sí misma para el bienestar psicológico.
Incluso caminar un poco todos los días puede tener un importantísimo efecto en el estado de ánimo de personas que tienden a quedarse en casa durante muchos días seguidos, estén deprimidas o no. La falta de actividad puede, en cierto modo, favorecer que nos quedemos “atascados” a nivel psicológico además de físico.
–      Regularizar los horarios y los hábitos
Puede parecer una recomendación poco relevante, pero lo cierto es que dormir una cantidad apropiadas de horas y procurar que los horarios sean estables y regulares es una de las mejores maneras de prevenir y de combatir los síntomas de tipo depresivo.
Tener una rutina sólida no sólo favorece una utilización eficiente y positiva del tiempo (incluyendo la posibilidad de disponer de suficientes horas de ocio), sino que además el cerebro y el resto del sistema nervioso están preparados para funcionar mejor si reciben una cantidad adecuada de luz solar o si descansamos bien, por ejemplo.

Centro de Psicología Levy

Leave a Reply

Your email address will not be published.