Cómo dejar a tu pareja

Cómo dejar a tu pareja

¿Estás planteándote romper con tu pareja y no sabes cómo hacerlo?

Romper una relación de pareja no suele ser fácil, al menos si queremos hacerlo de manera saludable y replantear el vínculo que tenemos con la otra persona amistosamente.

Aunque cada caso requiere tener en cuenta las preferencias y necesidades de la persona con quien pensamos romper, hay algunas pautas generales que pueden ser de ayuda al plantear cómo dejar una relación de pareja de forma sana y minimizando el malestar en la persona cercana y en una misma.

¿Cómo dejar a tu pareja? 7 Consejos para una ruptura sana

·        Comunicarse con honestidad

Prácticamente todas las personas preferimos que nos digan la verdad cuando una pareja nos deja. La sinceridad es una decisión personal y mentir no siempre tiene consecuencias prácticas, pero a pocos nos gusta descubrir que nos han mentido o que nos han ocultado información importante, sea durante una ruptura o en cualquier otro contexto. Por otra parte, aunque digamos la verdad al dejar a la pareja debemos intentar tener tacto para evitar un daño irreversible en el vínculo personal; nos referimos al llamado “sincericidio”

·        Evitar el sincericidio

Al dejar a una pareja es tan importante procurar ser honesto como evitar hacer daño a la otra persona por un exceso de sinceridad a la hora de comunicar los motivos de la ruptura.

Debemos adaptar nuestras palabras a las características de la persona a quien nos dirigimos, especialmente porque es probable que vaya a recibir un impacto emocional importante cuando sepa que queremos romper la relación. De este modo podremos minimizar el malestar que causamos y evitar que el vínculo personal se rompa más allá de la relación de pareja.

·        Asumir que las rupturas son normales

Las relaciones de pareja no siempre funcionan; de hecho, estadísticamente es mucho más probable que cualquier pareja determinada acabe rompiendo que lo contrario. En este sentido, nunca hay que olvidar que la ruptura de una relación de pareja no tiene por qué ser un drama y que el vínculo puede replantearse si las dos personas lo desean y se esfuerzan por lograrlo.

En ocasiones tenemos la sensación de que nuestro desarrollo personal se ve limitado por la relación en que nos encontramos, incluso cuando tenemos un vínculo saludable con la pareja, o bien que por algún otro motivo, como un choque de valores, la relación no es sostenible o ideal a largo plazo. Este tipo de situaciones son habituales y no siempre es preferible “luchar por la relación” si ello no nos va a proporcionar satisfacción.

·        No dejarse llevar por la culpa

Seguir en una relación sólo por un sentido de responsabilidad hacia la otra persona no suele ser lo más recomendable para ninguno de los dos miembros de la pareja. Además de

que limitará la felicidad de al menos uno de los dos, en las relaciones en que esto sucede muchas veces se generan rencores y dinámicas negativas.

Dejar a la pareja no nos convierte en responsables de la ruptura de forma automática, sino que los motivos que nos llevan a querer romper una relación son complejos, personales y en principio válidos, independientemente de que la otra persona pueda no desear lo mismo o de que en ocasiones ni siquiera existan motivos racionales. Por supuesto, el respeto hacia las personas cercanas es siempre fundamental y las rupturas no son una excepción a esta norma.

·        Romper antes de hacerse daño

Para casi nadie es sencillo dejar a una pareja, pero con frecuencia mantener una relación poco saludable es más doloroso que romperla. Una señal clara de que un vínculo no es sano es la sensación de que mantener la relación de pareja está “haciendo daño” a uno de los dos miembros o a ambos.

Incluso si posponiendo una ruptura necesaria posponemos también el malestar y la incertidumbre que pueden ser causados por esta, también alargamos una dinámica que no nos está resultando.satisfactoria y contribuimos a la contaminación progresiva del vínculo personal que tenemos con la otra persona.

·        Tener en cuenta las preferencias de la pareja

Aunque estos consejos generales pueden ser útiles en muchos casos, cada persona tiene unas características propias y una situación tan delicada como una ruptura amorosa debe ser manejada teniendo en cuenta este hecho, sobre todo si la persona con quien vamos a romper es especialmente sensible o se encuentra en un momento de vulnerabilidad.

Así, por ejemplo, algunas personas prefieren las separaciones rápidas y definitivas cuando rompen con una pareja, y las conversaciones largas y profundas sobre los motivos para dejar la relación pueden no ser ideales para ellas. Sea como sea, establecer una comunicación adecuada con la pareja es uno de los consejos más importantes para romper una relación de forma saludable.

·        Dar apoyo cuando sea bienvenido

La comunicación con la ex-pareja en el periodo que sigue a la ruptura puede ser difícil de manejar, y muchas veces la persona que rompe la relación debe tener paciencia con la reacción de la otra, que puede ser algo agresiva, ofensiva o desconsiderada porque se trata de un momento emocionalmente intenso que causa confusión y malestar.

Si queremos mantener el vínculo con la otra persona después de romper, estar dispuesto a seguir atendiendo en algún grado las necesidades emocionales de la ex-pareja puede ser importante. No obstante, este contacto no siempre es bienvenido y a veces lo mejor es apartarse de forma temporal o definitiva. Hablar con las amistades de la otra persona, y por supuesto con ella misma, puede ayudar a decidir cómo comportarnos en este sentido.

Desde Centro de Psicología Levy en Málaga, te ayudamos a resolver tus dudas y a darte consejos sobre como tener una ruptura sana y evitar el sufrimiento. Ofrecemos Terapia de pareja, para que si aún no tienes claro si la ruptura es la mejor opción, acudas a nuestro centro para solucionar vuestros problemas de pareja.

Leave a Reply

Your email address will not be published.