Tratamiento para la dependencia emocional: técnicas y soluciones

Tratamiento para la dependencia emocional: técnicas y soluciones

La dependencia emocional de parejas, amigos o familiares es un fenómeno bastante frecuente, sobre todo en personas inseguras y con baja autoestima. Además de limitar el desarrollo de la autonomía personal, ​la dependencia emocional favorece dinámicas negativas como la codependencia o el mantenimiento de relaciones abusivas. ​  

Cuando afecta al bienestar psicológico o a la vida cotidiana de una forma significativa, la dependencia emocional supone un problema susceptible de tratamiento por parte de un profesional de la psicología clínica, quien podrá ofrecernos las soluciones más eficaces para nuestro caso en particular.

¿Qué es la dependencia emocional?

El concepto “dependencia emocional” se suele utilizar para hacer referencia a sentimientos de necesitar a otra persona para mantener un estado de bienestar. Las personas que dependen emocionalmente de otras sienten que tienen una capacidad disminuida de cubrir sus necesidades emocionales sin la intervención constante de uno o más seres queridos.

Por lo general ​asociamos la dependencia emocional a las relaciones de pareja​, puesto que es el contexto en que es más habitual que se produzca, al menos en personas adultas. Sin embargo, también podemos desarrollar dependencia emocional de amigos o de familiares; esto último es muy habitual en niños y en adolescentes.

En el contexto de las relaciones de pareja, la dependencia emocional se manifiesta con frecuencia en peticiones o exigencias de atención, aprobación y reafirmación. La persona dependiente emocional tiene dificultades para sentirse segura, valiosa y satisfecha por ella misma​, sin la intervención constante de la pareja.

Algunos problemas típicos de la dependencia emocional son la falta de seguridad al tomar decisiones por cuenta propia, la sensación de abandono al estar solo, o la reticencia a realizar actividades de ocio sin la persona de quien se depende.

Con cierta frecuencia ​la dependencia emocional nos puede llevar a hacer cosas que no queremos hacer para mantener la relación en cuestión, puesto que romper con la pareja puede parecer una posibilidad terrible a causa de la incertidumbre que genera. Este miedo a la soledad y al abandono suele ser irracional en mayor o menor medida.

Por este motivo las personas emocionalmente dependientes tienden a buscar nuevas parejas muy poco después de que sus relaciones terminen, y también pueden tener un mayor riesgo de mantener vínculos afectivos insatisfactorios e incluso con componentes de abuso.

¿Cómo superar la dependencia emocional?

Cuando afecta al bienestar o a los quehaceres diarios, la dependencia emocional se puede superar mediante tratamiento psicológico. Aunque existen diferentes programas para tratar la dependencia emocional, revisaremos cuáles son los aspectos en que se suelen centrar las intervenciones psicológicas en su conjunto.

Como veremos, las soluciones propuestas por la psicología clínica tienen que ver con el aumento de la autonomía y de la autoestima de la persona dependiente, entre otros puntos clave.

Si bien es necesario acudir a consulta para obtener un verdadero tratamiento psicológico​, estas técnicas pueden darnos unas ideas básicas sobre cómo manejar la dependencia emocional en nuestra vida cotidiana, así como sobre el tipo de soluciones que ofrecen las terapias para superar este problema.

Soluciones para tratar la dependencia emocional

·        Mejorar la autoestima

La baja autoestima suele ser una de las causas principales de la dependencia emocional. Por este motivo la mejora de la autoestima es un elemento clave en su tratamiento, como sucede con muchos otros problemas relacionados con la autoimagen negativa.

El aumento de la autoestima tiene mucho que ver con el de la autonomía personal:​ cuanto más capaces nos sentimos para alcanzar por nuestra cuenta los objetivos que nos planteamos, mejor es nuestra visión de nosotros mismos.

·        Aumentar la autonomía

La dependencia emocional tiene mucho que ver con una autopercepción de falta de capacidad para afrontar la vida en distintos sentidos. Por ejemplo, una persona dependiente con ansiedad social podría llegar a evitar cualquier gestión por teléfono, esperando que fuera siempre su pareja quien se encargara de esto.

Algunas maneras de aumentar la autonomía personal son adquirir nuevas habilidades útiles para la vida cotidiana, aprender a disfrutar del tiempo en soledad, desarrollar aficiones nuevas y motivadoras o afrontar por nuestra cuenta las situaciones que nos generan ansiedad o inseguridad.

A nivel de tratamiento psicológico, el entrenamiento en habilidades sociales y en resolución de problemas son dos ejemplos de programas habituales cuando el objetivo es mejorar la autonomía personal.

·        Manejar las emociones

Es bastante habitual que las personas con dependencia emocional manifiesten dificultades para manejar las emociones intensas, como pueden ser las causadas por la percepción de desamparo por falta de apoyo de la pareja o de otro ser querido.

Técnicas como la respiración lenta y profunda, la meditación y la relajación muscular pueden ser muy útiles para manejar emociones intensas y desagradables. Entrenar estrategias de autocontrol emocional también es relevante para las personas con problemas de gestión de la ira, entre otros casos.

·        Detectar pensamientos irracionales

Uno de los posibles primeros pasos a la hora de superar la dependencia emocional es identificar los miedos, los pensamientos recurrentes o las creencias negativas sobre​ uno mismo, sobre los demás y sobre el mundo que pueden estar en la base de esta dependencia.

Entre los tratamientos psicológicos para la dependencia emocional, la terapia cognitiva es la que más enfatiza la detección de patrones de pensamiento contraproducentes, si bien otras orientaciones terapéuticas han adoptado este tipo de estrategia de autocontrol emocional.

·        Identificar metas y valores personales

Muchas veces la dependencia emocional ​se asocia a problemas en el sentido de identidad personal -es decir, a una falta de claridad en cuanto a los propios objetivos, metas y valores, así como a la autoimagen en su conjunto.

Por este motivo, y siguiendo con la recomendación general de aumentar la autonomía, otro paso importante para superar la dependencia emocional es trabajar en conocernos a nosotros mismos, identificar qué queremos conseguir con nuestra vida y de qué manera nos gustaría estar viviéndola.

·        Respetar a los demás

Del mismo modo que es importante para las personas emocionalmente dependientes aprender a respetarse a ellas mismas, también puede serlo ​respetar a los seres queridos y no esperar que se responsabilicen de nosotros ni de nuestras obligaciones. ​

Saber dejar el espacio necesario en nuestros vínculos cercanos es importante para mantener relaciones saludables a largo plazo, sobre todo para quienes tienen tendencia a

depender emocionalmente de los demás.

Si te identificas con todos estos síntomas y crees que puedes tener algún tipo de dependencia emocional, acude a un psicólogo y reserva tu consulta en Centro de Psicología Levy

Leave a Reply

Your email address will not be published.